jueves, junio 20, 2019
Inicio Libros Ángeles Caso y Laura López Balza unen sus fuerzas en un libro...

Ángeles Caso y Laura López Balza unen sus fuerzas en un libro que reivindica la valentía y la fuerza de protagonistas del arte

0
108

En palabras de esta avezada periodista e historiadora del arte, “es hora de revisar los textos con los que estudian nuestros niños, ¿hasta cuándo vamos a seguir perpetuando esa mirada historiográfica que obvia a la mitad de la población?”, se pregunta Caso. Pintoras es, en ese sentido, un libro necesario que huye de la victimización y pone de relieve el talento, la valentía y la fuerza de tantas protagonistas del arte. Una propuesta que trata de combatir esa visión profundamente androcéntrica que desde el siglo XIX ha tenido a bien sentar las bases de nuestra historiografía moderna.

Sofonisba Anguissola, Artemisia Gentileschi, Elisabeth Vigée-Lebrun, Mary Cassatt, Ángeles Santos, Frida Kahlo… Son solo algunos ejemplos de ese puñado de mujeres que no se resignaron a un papel pasivo y que brillaron como artistas, por derecho propio, al lado de los grandes pintores que todos conocemos, aunque la historia las haya silenciado y arrinconado. 25 rostros que el pincel de López Balza ilustra con maestría sirviéndose, a modo de preámbulo, de las manos pintoras que en la Prehistoria tuvieron a bien embellecer la cueva de El Castillo, en Cantabria. “Se está demostrando que alrededor del 50% de las manos que dejaron plasmados aquellos dibujos en la piedra pertenecen a mujeres”, apunta Caso, evidenciando así la necesidad de revisar una historia del arte plagada de elusiones.

Se trata, a fin de cuentas, de visibilizar a esa otra mitad de la sociedad que no contó para los historiadores, una relato eminentemente patriarcal que se hace necesario revisar con el foco puesto en las mentes del mañana: “Cómo vamos a enseñar a los niños a que respeten a sus compañeras si nunca les mostramos nada valioso que han hecho, esto es clave para reconstruir el puzle de la igualdad”.

El libro incluye también unas fichas (que los niños podrán recortar) con los autorretratos originales de las pintoras. De esta manera podrán jugar, recrear y, al mismo tiempo, aprender sobre arte. No solo eso, la posibilidad de poder contribuir a hacer posible este proyecto a través de un crowdfunding convierte a los mecenas en editores improvisados, de tal forma que su nombre —o el de sus hijos, sobrinos, nietos…— quedará incluido en el libro. “Nos compete a todos hacer que la cultura no pierda su valor en nuestra sociedad, de ahí la importancia de que tiene involucrar a los niños y niñas en un proyecto vinculado a la creación cultural y a la igualdad”, zanja Ángeles Caso.

Dejar respuesta