¿Cuántos libros leerías si no dedicases tanto tiempo a las redes sociales?

0
28

Es lógico que una de las excusas más famosas que utilicemos cuando nos preguntan por cuánto leemos, sea el tiempo. Vivimos en un mundo frenético, acelerado, sin parar. Un mundo en el que es difícil encontrar el momento para sacar un libro y leer. 

Bueno, reconozcámoslo: lo que hacemos realmente es perder tiempo en las redes sociales. Revisamos publicaciones, vemos dormir al perro del vecino u observamos el desayuno que va a pegarse Dulceida. Pero, ¿sabes realmente cuánto tiempo dedicas a las redes sociales? ¿Sabes que este tiempo lo podrías emplear leyendo un libro?

Los expertos de Omnicalculator, especialistas en calcular numerosos segmentos de tiempo y convertirlos en mejoras para nuestra vida, ha puesto a disposición de todo el mundo una interesante calculadora en línea, capaz de averiguar cuánto tiempo (aproximadamente, claro) dedicamos a las redes sociales y cuántos libros leeríamos si pasáramos de Facebook, Instagram o Twitter.

El cálculo es sencillo pero de lo más útil, nos pide las veces que visitamos las redes, y cuánto tiempo solemos gastar en cada sesión. Luego nos pregunta la longitud media de los libros que leemos, el número de palabras por página y nuestra velocidad de lectura. El resultado final puede resultar perturbador para muchos.

Hasta que no vemos en negro sobre blanco la cantidad de horas que pasamos en redes sociales durante todo el año, se nos hace difícil comprender la cantidad de tiempo que invertimos en ellas.

De todas formas, hay algo de trampa en esta calculadora. Muchas veces, el tiempo que pasamos en redes es de escasos minutos, aprovechando un parón en el trabajo o esperando a alguien, o al recibir una rápida notificación. El acto de leer se desarrolla un poco más en el tiempo, no en bloques de dos minutos.

En cualquier caso, hay quien pasa bastante rato seguido pegado a su muro de Facebook o al timeline de Twitter, por lo que quizá el resultado de usar esta calculadora le haga recapacitar sobre qué quiere hacer con su tiempo libre, si pasarlo frente a la pantalla o frente a un libro. La decisión, como siempre, acaba siendo nuestra.

Dejar respuesta