Portada » El sector editorial independiente

El sector editorial independiente

Las editoriales independientes luchan por intentar competir en el mercado del libro, desde la calidad y la diferencia.

Alejados de los grandes desembolsos y las presentaciones glamurosas se encuentra gran parte de la edición española, instalada justo en ese territorio (menguante) que van dejando los dos gigantes del mercado.

Las grandes editoriales con renombre y los famosos bestsellers están provocando la progresiva desaparición de la clase media convencional del sector editorial español, aquellos sellos que publican en torno un centenar de libros al año.

Sin embargo, recientemente la agencia española del ISBN registró el alta de 281 nuevos agentes editores. Esto se debe a que la gran mayoría de ellos se salen de lo convencional e intentan diferenciarse a través de la exploración de los mercados de nicho, dirigidos a un público específico y la especialización temática. Abundan en ellas las estrategias de colaboración, han estrechado distancias con el lector y, en algunos casos, se han arrojado sin prejuicio a la edición digital. Estas son las llamadas editoriales independientes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Desde hoy también podrás leer tus series favoritas de Netflix

Desde hoy también podrás leer tus series favoritas de Netflix

Si te gusta ver estas series de Netflix, no te las puedes perder en su formato libro. Tras el acuerdo editorial firmado por Grupo Planeta y Netflix el pasado verano para la publicación de los libros basados en sus series, hoy, 26 de noviembre llegarán a las librerías...

Gestorum

EN PORTADA

La libertad de ser yo aprendiendo a decir «no»

La libertad de ser yo aprendiendo a decir «no»

No deja de sorprender lo difícil que resulta a muchos de nosotros pronunciar esta breve palabra: “no”.  Puede que nos asuste el rechazo que pudiera venir como respuesta, quizás son nuestros propios juicios los que frenan nuestra lengua o incluso el miedo a decepcionar...