Hablemos de comics

0
133

Mafalda siempre será un referente dentro de los cómics críticos y políticos de este planeta pero hay uno, que en nuestra opinión, le pisa los talones: Calvin y Hobbes.

Calvin es un niño de seis años que vive sus aventuras y desventuras junto a su inseparable mejor amigo Hobbes, un tigre de peluche que cobra vida solo en su imaginación. Las tiras tratan en general de gamberradas de nuestro protagonista, a menudo increíblemente ingeniosas y de la convivencia con sus padres, su vecina, sus compañeros de clase y su profesora. Además de reflexionar sobre diferentes temas de su vida diaria.

El pequeño reinterpreta la realidad según su imaginación. Por ejemplo, se crea el alter ego de un superhéroe galáctico llamado Capitán Spiff y se imagina a sus padres o su profesora como monstruos que quieren torturarlo. También utiliza una caja de cartón para transformarse en diferentes animales o crear duplicados de su persona para que le hagan los deberes mientras el se va a jugar. Pero, sobretodo, gracias a su imaginación hace que Hobbes sea su amigo y compañero en todas sus aventuras.

Este comic fue creado en 1985 por Bill Watterson y sus tiras se han publicado en 1.800 periódicos alrededor del mundo, llegando a ser la cuarta tira más extendida en Estados Unidos. Además, Watterson ganó dos años el Premio Reuben de la National Cartoonist Society, el galardón más importante en EEUU dentro del dentro del campo de las tiras de prensa, que casi nadie ha conseguido recibir más de una vez.

Dejar respuesta