Libros que inspiraron canciones

0
203

Hay muchas piezas musicales que han tomado su título o que se han basado en conocidas obras literarias. Algunos ejemplos son los que os traemos a continuación.

1984, David Bowie
David Robert Jones había planeado un musical del West End, y un disco completo, y una película a partir de la famosa distopía de George Orwell. Pero sus herederos no se lo permitieron, y de la idea solo sobrevivieron algunas canciones recogidas en el disco conceptual ‘Diamond dogs’ de 1974. La mejor, la que lleva el título del propio libro, con sonido ‘blaxploitation’ bajo la influencia de Isaac Hayes.

VENUS IN FURS, The Velvet Underground
Según recoge la famosa historia oral del punk ‘Por favor, mátame’, de Legs McNeil, cuando el artista Ronnie Cutrone preguntó a Lou Reed de qué iba la canción ‘Venus in furs’, contestó: «Ah, bueno, es una novela basura». Definición algo cruda para ‘La venus de las pieles’, el clásico sobre la sumisión sexual de Leopold von Sacher-Masoch.

ATROCITY EXHIBITION, Joy Division
Entre los ítems personales de la exposición ‘David Bowie Is’ –en breve en Barcelona– brilla una solapa de la primera edición de ‘La exhibición de atrocidades’, colección de relatos de J. G. Ballard. Esa portada también pareció atraer a Ian Curtis, que puso el nombre del libro al primer tema del clásico ‘Closer’ (1980). Y digo solo portada porque, según se dice, no leyó una página hasta escribir casi toda la letra.

A PICTURE OF DORIAN GRAY, Television Personalities
‘And don’t the kids just love it’ (1981) es un álbum cargado de obsesión por la cultura juvenil británica de los 60, pero una de sus mejores canciones apunta el retrovisor hacia el siglo XIX. Nirvana tienen una canción de título casi idéntico, y, de forma menos evidente, tanto ‘Dark entries’ de Bauhaus como ‘Narcissist’ de The Libertines se inspiran en el vanidoso aristócrata de Oscar Wilde.

FOR WHOM THE BELLS TOLLS
Metallica
Demasiado a menudo se toma el metal como género descerebrado, pero aquí tienen una entre las mil pruebas que refutan ese cliché. El hito de ‘Ride the lightning’ (1984) se basa en ‘Por quién doblan las campanas’ de Ernest Hemingway y, como la novela, habla sobre la violencia innecesaria de la guerra. Sobre todo, recuerda la escena en la que cinco soldados son eliminados tras situarse en una colina.

PET SEMATARY, Ramones
Si ‘Cementerio viviente’ suele brillar bastante alto en las clasificaciones de adaptaciones al cine de Stephen King, es por el pequeño Gage y su escalpelo, pero no podemos olvidar que incluye una gloriosa canción compuesta ex profeso por los Ramones. Gran estribillo con punto de vista cadáver: «No quiero ser enterrado en un cementerio de animales/ No quiero vivir mi vida de nuevo».

SIRENS OF TITAN, Al Stewart
En el directo ‘Time passages live’ de 1978, el cantautor folk-rock despierta aplausos y algún «¡yeah!» cuando menciona como inspiración del siguiente tema al escritor posmoderno Kurt Vonnegut. Los 70 fueron claramente otros tiempos. En su canción basada en ‘Las sirenas de Titán’, muchos versos son extractos literales del libro, incluyendo el estribillo: «Fui víctima de una serie de accidentes, como todos nosotros».

WUTHERING HEIGHTS, Kate Bush
Acabó como música de anuncio de colonia y convertida en clásico de las emisoras ‘remember’, pero en su momento, EMI dudó de lanzar esta canción como single porque creía que las emisoras la considerarían rara. Es rara pero bella. Bella y dramática como ‘Cumbres borrascosas’, única novela de Emily Brontë, con la que Bush comparte cumpleaños: 30 de julio. Almas gemelas con casi siglo y medio de separación.

LAS BATALLAS, Café Tacvba
En su debut de 1992, el grupo mexicano cultivaba sobre todo letras de ingeniosa ligereza, pero la inspiración de ‘Las batallas’ es cosa seria: ‘Las batallas en el desierto’, obra clave de José Emilio Pacheco, Premio Cervantes en el 2009. El autor, que nunca llegó a conocer a la banda, estaba muy agradecido porque sin la canción habrían sido muchos menos los lectores de esta novela sobre la mexicanidad.

 

Dejar respuesta