Narcolectura, los libros de los narcos más famosos

0
38

Si eres fan de la serie ‘Narcos’ o sabes quién es Pablo Escobar, es muy probable que te interesen estos libros sobre el narcotráfico.

El mundo de las drogas, lujo, excesos y dinero es muy tentador, pero ¿qué hizo que los mayores narcotraficantes del mundo comenzaran a  delinquir? Puede que ni siquiera recuerdes cuándo fue la primera vez que escuchaste el nombre de Pablo Escobar, pero seguro que te acuerdas de la última. A día de hoy, todavía continúan encontrándose barriles ocultos con miles y miles de dólares, propiedad de los herederos del narcotraficante más famoso de todos los tiempos.

Si te preguntara, por ejemplo, sobre Joaquín Guzmán Loera, más conocido como el Chapo Guzmán, no sabrías decirme quién es. Pero ¿y si te dijera que fue el hombre que se escapó de una cárcel de máxima seguridad por un túnel de más de un kilómetro de longitud?

Te presentamos dos libros que ilustran a la perfección a los dos narcotraficantes más poderosos de Colombia, México y del mundo entero. Aunque si te apetece más ver unas series de Netflix, las puedes encontrar en ‘Narcos’ y ‘El Chapo’. También te recomendamos algunas series que han adoptado formato papel.

Pablo Escobar, mi vida y mi cárcel

El nombre de este famoso delincuente es conocido en todo el globo. Famoso por ser el pionero en el tráfico de drogas, además de sanguinario, su persecución tuvo en vilo a la superpotencia más poderosa, Estados Unidos. Pero, ¿quién conoce a su familia?

Pablo conoció a Victoria Eugenia Henao cuando ella apenas tenía 13 años. Él, sin embargo, ya había cumplido 23. El colombiano era un embaucador nato. Son más que conocidas las innumerables infidelidades a las que sometió a su mujer. Cuando Victoria conoció al que sería su marido, acabó dejando los estudios, a pesar de la continua desaprobación de sus padres. Nada más cumplir los 16 años, ella acudió al altar con Pablo, pues ya estaba emabaraza de su primer hijo.

Victoria, decidió escribir ‘Pablo Escobar: mi vida y mi cárcel’ cuando se cumplieron 23 años de la muerte del narcotraficante. En él, cuenta su propia experiencia viviendo y estando enamorada del líder y fundador del Cartel de Medellín.

Muchos libros se han escrito sobre Escobar, pero ninguno desde el punto de vista de su compañera de vida, Tata, como la llamaba Pablo. Ella ha sido la única madre (al menos reconocida) de los hijos del narco, la que estuvo a su lado durante su encarcelamiento en la Catedral, la eterna protegida y la que más le quiso durante toda su vida.

Victoria tuvo que criar sola a sus dos hijos, sobrevivir a los diferentes atentados que cometieron contra su familia, vivir en la angustia por la persecución de Pablo y, finalmente, buscar asilo fuera de Colombia. Tras la muerte de Pablo, también tuvo que hacer frente a los pagos que le exigían otros narcotraficantes por la guerra contra su marido. A todo esto se le sumó la enemistad que acabó teniendo en Hermilda, la madre de su marido, y algunos de sus hermanos por el testamento y la fortuna póstuma del narcotraficante.

Gracias a su testimonio, podemos conocer desde otro punto de vista la creación del mayor imperio de la droga, así como, la transformación de un hombre normal y corriente al narco que consiguió engañar, en repetidas ocasiones, a los gobiernos colombianos y estadounidenses.

Lo más sorprendente es lo que ella misma contesta cuando le preguntan: «¿cómo eras capaz de dormir con ese monstruo?». Ella siempre ha contestado: «no sé que me unía a él… si el miedo o el amor».

El cartel de Sinaloa

Este libro, cuyo autor es Diego Enrique Osorno, narra la historia completa del cartel más famoso de México, así como, sus relaciones con los Estados de Poder del país.

Diego, originario de México, es escritor, reportero y cineasta. Ha escrito nueve novelas sobre la corrupción, la violencia, el narcotráfico y el poder en el México del siglo XXI.  Sus obras han sido traducidas a ocho idomas, entre los que destacan, inglés, coreano, francés y danés. Por otro lado, ha colaborado con medios de importante prestigio como The New York Times, El País o Al Jazeera. Ha sido condecorado con el Premio Nacional de Periodismo de México y el Latinoamericano de Periodismo sobre Drogas.

Pedro Avilés fue el primero, alrededor de 1960, cuando comenzó a traficar con marihuana. Más tarde, por los 80, se unió la segunda generación que incluyó a Miguel Ángel Félix Gallardo, el Jefe de Jefes, y Joaquín Guzmán Loera, el Chapo. Durante esta etapa, el tráfico se amplió a drogas más duras como, por ejemplo, la cocaína. Se sucedieron una serie de traiciones y asesinatos entre los propios miembros del cartel, provocando su separación. Fue así como el Chapo fundó lo que verdaderamente conocemos como el Cartel de Sinaloa.

Fue entonces cuando comenzaron los sobornos a policías, las persecuciones, los ajustes de cuentas, las huidas, los asesinatos y el flujo continuo de la droga. Tras la muerte de Pablo Escobar, México se convirtió en la capital mundial de la cocaína y la violencia hasta que fue capturado.

La noche del 11 de julio de 2015, el Chapo volvió a fugarse a de la Prisión de Almoloya a través de un túnel de más de un kilómetro de longitud. Finalmente, el 8 de enero de 2016, fue capturado de nuevo e ingresado en la prisión de el Antiplano. Un año más tarde, fue extraditado a EEUU. El 5 de noviembre de 2018, comenzó su juicio. Ha sido condenado a cadena perpetua por narcotráfico, más de 30 años con tenencia de armas y 20 por blanqueamiento.

El autor realiza una análisis del narcotráfico mexicano en todas sus vertientes, incluyendo sus relaciones con la policía, el Ejército e incluso el gobierno.

 

Dejar respuesta