Portada » Si te gustan los crímenes, ‘La mensajera del bosque’ es tu libro

Si te gustan los crímenes, ‘La mensajera del bosque’ es tu libro

Una serie de brutales crímenes, un secreto celosamente guardado y una mujer en busca de la verdad en este ecothriller.

Maite R. Ochotorena es la autora de ‘La mensajera del bosque’, una novela negra, un thriller adictivo e inquietante con un mensaje oculto. ¿Y si tú fueras el destinatario?

SINOPSIS DE ‘LA MENSAJERA DEL BOSQUE’

portada_la-mensajera-del-bosqueUn secreto celosamente guardado duerme en las calles de Madrid. Cris Stoian despierta en un lugar desconocido, sin recordar nada y con la única referencia de una nota dejada por su hermano Daniel. Cuando, además, descubre su cuerpo cubierto de espantosas cicatrices, un insondable abismo se abre bajo sus pies. ¿Quién es? ¿Qué hace escondida allí? ¿Por qué en su nota su hermano le pide que no salga ni contacte con nadie?

En la frenética búsqueda de su propia identidad, Cris asiste impactada a la transformación que está sufriendo la ciudad, algo imparable, insospechado, sobrecogedor… Descubrir su origen, su significado, y su relación con lo que le ocurrió, traerá de cabeza a las autoridades. Sin embargo, las respuestas no están en sus manos…

Hay misterios que no se pueden explicar con la razón; hay cosas que no se pueden medir si no es con el corazón.

PUEDES COMPRAR EL LIBRO PINCHANDO EN ESTE ENLACE

UN PEQUEÑO FRANGMENTO DEL LIBRO

«Sábado, 14 de enero de 2017

Hubo un chasquido. Cris se incorporó de golpe. Tenía la vista algo nublada. Se frotó las sienes con los dedos, le zumbaba la cabeza, era como haber dejado entrar en ella un enjambre de avispas furiosas, el ruido de sus alas sofocaba su mente hasta lo indecible. Temblaba como una hoja y una sorda desazón poblaba su cuerpo. Se encontraba enferma y debilitada. Se pasó la mano por la frente, la tenía húmeda, cubierta de un sudor frío y pegajoso. ¿Y su ropa? Llevaba puesta una camiseta negra de manga larga que no era de su talla, demasiado grande, estampada con un motivo rockero heavy. Se llevó una manga a la
nariz y aspiró. Olía bien, incluso creyó percibir un fondo familiar que… La soltó con frustración, cada vez más nerviosa. Se le escapaban los recuerdos. Trató de pensar, navegar hacia atrás en el tiempo y descubrir cómo había llegado allí. Pero su memoria se escabullía hacia un fondo insondable.

Miró alrededor. Se encontraba en una cama desconocida, en un bonito cuarto desconocido, con paredes y techo de madera; olía a fresno, un poco a humedad y a tierra mojada; una única ventana a su derecha le permitía vislumbrar algo de un exterior sombrío: árboles, un bosque tal vez. Eso la tranquilizó un poco. Junto a la cama, en una sencilla mesilla de noche, vio un teléfono móvil enchufado a una toma de la pared.  También había un vaso de agua. Se mordió el labio inferior. Era como ser la protagonista de una broma macabra. ¿Qué hacía allí? ¿Dónde estaba? Las preguntas se agolparon en su mente atosigándola.»

POR QUÉ LEER ESTE LIBRO

  1. Autora de ocho novelas de gran éxito en la plataforma de Amazon, el estilo narrativo de Maite R. Ochotorena destaca por su ritmo y acción trepidantes, junto con un mensaje que no deja indiferente a los lectores.
  2. De lectura ágil, fresca y enormemente adictiva, ‘La mensajera del bosque’ nos presenta una trama espectacular, cuyos delicados hilos se entretejen con firmeza a través de un Madrid que se transforma ante los ojos del lector.
  3. Un ecothriller original, en el que uno de los protagonistas principales es la propia naturaleza, que reclama el lugar que le corresponde.

SOBRE LA AUTORA

Maite_R_OchotorenaNacida en San Sebastián (1970), Maite R. Ochotorena se formó como guionista de cine y televisión y ha trabajado muchos años como creativa en el sector del videojuego. Sin embargo, su verdadera pasión siempre ha sido escribir novela. Inspirada su imaginación por Edgar Allan Poe, Agatha Christie o Alejandro Dumas, esta autora, amante de la aventura, el misterio y el terror, ha escrito numerosos relatos cortos del género. Con su primera novela El secreto de la Belle Nuit, la autora dio el salto definitivo al mundo literario. A esta primera obra le siguieron su desenlace, La sombra de FourneauEl destino de Ana H. MurriaDonde habita el miedo, Victoryen algún lugar desconocido, y El sueño de Valentine I, II y III. Obras que siempre llevan una importante carga de profundidad, escritas con una voz clara que busca tocar el alma del lector y agitar sus emociones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Anime Cristal: El destino definitivo para los amantes del manga

Anime Cristal: El destino definitivo para los amantes del manga

El manga es una forma de arte única y apasionante que ha capturado la imaginación de millones de personas en todo el mundo. Con su narrativa cautivadora, personajes memorables y estilos artísticos distintivos, el manga ha dejado una huella indeleble en la cultura...

La libertad de ser yo aprendiendo a decir «no»

La libertad de ser yo aprendiendo a decir «no»

No deja de sorprender lo difícil que resulta a muchos de nosotros pronunciar esta breve palabra: “no”.  Puede que nos asuste el rechazo que pudiera venir como respuesta, quizás son nuestros propios juicios los que frenan nuestra lengua o incluso el miedo a decepcionar...

Comienza la cuenta atrás para el festival Music Meets Tourism

Comienza la cuenta atrás para el festival Music Meets Tourism

Los participantes están grabando un disco que saldrá a la luz el próximo sábado. Music Meets Tourism es un evento diferente donde los protagonistas son la diversión, el ocio, la música y el disfrute. La cuenta atrás para el inicio de Music Meets Tourism, festival que...

Gestorum

EN PORTADA

La libertad de ser yo aprendiendo a decir «no»

La libertad de ser yo aprendiendo a decir «no»

No deja de sorprender lo difícil que resulta a muchos de nosotros pronunciar esta breve palabra: “no”.  Puede que nos asuste el rechazo que pudiera venir como respuesta, quizás son nuestros propios juicios los que frenan nuestra lengua o incluso el miedo a decepcionar...