‘Un hombre de verdad’ el libro del boxeador Thomas Mcbee

0
281

Thomas Page Mcbee comenzó su transición de cambio de género a los 30 años. Y descubrió las responsabilidades que conlleva la masculinidad.

En su último libro, ‘Un hombre de verdad’, hace una reflexión sobre lo que supone ser un hombre y cómo tuvo que lidiar con esa nueva realidad. Explica que después de su transición  hablaba en una reunión y todo el mundo le escuchaba. También dice que recuerda lo mucho que le interrumpían antes de eso

«Antes de mi transición tenía estrategias feministas que no funcionaban después de mi transición, como no ser asertivo o no hacer el café. Ahora hago esas cosas porque pienso que por qué deberían hacerlas la mujeres» así lo ha relatado en una rueda de prensa.

Thomas Page McBee confiesa que siempre fue fan de la lucha. Considera que el boxeo y la profesión de escritor tiene mucho en común.

El desencadenante para que empezara boxeo fue tal y como el cuenta «porque los hombres querían pegarse conmigo en la calle muchas veces seguidas. Una vez que casi llegué a golpearme con un hombre en la calle, le estaba mirando a la cara y estaba pensado: si yo no cambio algo, me voy a convertir en ese tío. Así que la pelea para mi fue una manera de empezar a preguntarme por qué».

En este trayecto por el boxeo hasta llegar a ser el primer boxeador transexual en luchar en la meca del boxeo en los Estados Unidos, el Madison Square Garden, McBee descubrió muchas cosas que le sorprendieron. Confiesa que, «Me proporcionó mucha simpatía por los hombres, me hizo sentirme más cerca de hombres a los que nunca me habría acercado. Me enseñó mucho sobre la amistad masculina y cuando estaba peleando fue la primera vez en mi vida en la que los hombres me cuidaban».

A pesar de todo esto, asegura que el boxeo no era lo que esperaba. «En secundaria yo era portero de fútbol así que no me importaba que me golpeasen en la cara. Pero no había aprendido a pelear, porque solo los chicos aprenden a pelear. Lo que más me sorprendió de todo fue la importancia de acudir a la pelea. Es un instinto animal y creo que mucha de la psicología tiene que ver con el empoderamiento. A mi el boxeo me enseñó a luchar por la vida y me hizo sentirme conectado con la vida».

Dejar respuesta